Conéctate con nosotros

Destacadas

Carta de Abraham Lincoln al profesor de su hijo.

Circula en las redes sociales una carta escrita por Abraham Lincoln, decimosexto Presidente de Estados Unidos, a la dirección del colegio donde estudiaba su hijo; la cual para algunos es considerada apócrifa, pero contiene consejos, que siguen vigentes para dirigentes, trabajadores, maestros, padres y estudiantes. “Estimado profesor” Él deberá aprender que no todos los hombres […]

Circula en las redes sociales una carta escrita por Abraham Lincoln, decimosexto Presidente de Estados Unidos, a la dirección del colegio donde estudiaba su hijo; la cual para algunos es considerada apócrifa, pero contiene consejos, que siguen vigentes para dirigentes, trabajadores, maestros, padres y estudiantes.

“Estimado profesor”

Él deberá aprender que no todos los hombres son justos ni veraces, pero dígale, por favor, que por cada villano hay un héroe, que por cada egoísta hay también un líder generoso.

Enséñele, por favor, que por cada enemigo habrá también un amigo, enséñele que más vale una moneda ganada que una moneda encontrada, enséñele a perder, pero también a saber gozar de la victoria. Apártelo de la envidia y dele a conocer la alegría profunda de la sonrisa silenciosa. Hágale maravillarse con los buenos libros, pero déjelo también entretenerse con los pájaros del cielo, las flores del campo, los montes y los valles.

En los juegos con los compañeros, explíquele que la derrota honrosa vale más que la victoria vergonzosa, enséñele a creer en sí mismo, aun cuando esté solo contra todos.

Enséñele a tener fe en sus propias ideas, aun cuando alguien le diga que está equivocado. Enséñele a ser amable con la gente amable y duro con los duros, enséñele a no dejarse llevar por la multitud simplemente porque otros también se dejaron.

Enséñele a escuchar a todos, pero, a la hora de la verdad, a decidir por sí mismo.

Enséñele a reír cuando estuviese triste y explíquele que a veces los hombres también lloran.

Enséñele a ignorar el aullido de las multitudes que reclama sangre y a luchar solo contra todos, si él cree que tiene razón.

Trátelo bien pero no lo mime, porque sólo la prueba de fuego hace el buen acero. Déjelo tener el coraje de ser impaciente y la paciencia de ser valeroso. Transmítale una fe sublime en el Creador y fe también en sí mismo, pues sólo así podrá tener fe en los hombres.

Ya sé que estoy pidiendo mucho, pero vea lo que puede hacer, querido profesor.”

Sea auténtica o falsa la “Carta de Lincoln al profesor de su hijo”, merece ser leida más de una vez y reproducirla por su interés en animar a los profesores a seguir una educación humanista, que contiene unas palabras realmente fascinantes y que nos invitan a reflexionar sobre los valores y actitudes que los niños deberían

aprender en la escuela, porque si bien es cierto que se les enseñan las matemáticas, las ciencias y muchas otras áreas de conocimiento que son importantes, lastimosamente en muchas escuelas se olvidan de inculcar los valores que se mencionan en la carta. He ahí la importancia de la misma, y el compromiso de todos en contribuir a la formación de una nueva sociedad con valores y principio éticos.

Es de destacar que muchas instituciones educativas en el Mundo llevan el nombre del citado Presidente, por todo el aporte que le brindó a la academia.

Por último, Considero Importante citar a ELLEN G. WHIT, la cuan indicó que “La mayor necesidad del mundo es la de hombres que no se vendan ni se compren; hombres que sean sinceros y honrados en lo más íntimo de sus almas; hombres que no teman dar al pecado el nombre que le corresponde; hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo; hombres que se mantengan de parte de la justicia, aunque se desplomen los cielos”.

Por. Guillermo Ricard Perea.

Docente Facultad de Derecho.

Universidad Tecnológica del Chocó “Diego Luis Córdoba”

E-Mail. [email protected]

De interes