Conéctate con nosotros

Destacadas

Antanas Mockus: patrimonio de todos.

Al momento de escribir esta columna, no se sabe qué irá a pasar con la curul en el Senado de la República del profesor Antanas Mockus, pues se cree que principiando la última semana de junio, el Consejo Nacional Electoral resuelva si esa elección estuvo o no viciada por impedimentos legales. El cuento es -para […]

Al momento de escribir esta columna, no se sabe qué irá a pasar con la curul en el Senado de la República del profesor Antanas Mockus, pues se cree que principiando la última semana de junio, el Consejo Nacional Electoral resuelva si esa elección estuvo o no viciada por impedimentos legales.

El cuento es -para poner en contexto- que el máximo dirigente de la Alianza Verde, y receptor de más de 540 mil votos el 11 de marzo, firmó en nombre de Corpovisionarios un contrato con el Departamento de Cundinamarca en noviembre pasado, lo que, por fechas debió inhabilitarlo para participar en el certamen electoral.

Al margen de lo anterior, y de lo que investiguen, concluyan y resuelvan las autoridades electorales, es un hecho, y bien positivo para nuestra sociedad, especialmente la política, que Mockus es un verdadero patrimonio de toda la sociedad colombiana, incluyendo a quienes por muchas razones no lo han marcado en un tarjetón electoral.

Es que él es distinto. Desde aquella “bajada de pantalones” frente a un auditorio colmado de sus estudiantes de la Universidad Nacional siendo rector, pasando por la tirada de agua en la cara del también veterano hombre público Horacio Serpa Uribe, hasta su pomposo matrimonio en globo, el protagonista de esta columna viene dando cátedra hace rato, de que la política se puede, se debe hacer con decoro, con respeto por los bienes públicos, con elegancia al mostrar puntos de no acuerdo con el oponente.

El, como muchos caudillos, ha liderado manifestaciones en plaza pública, pero jamás denigrando de ser humano alguno, ni menos, instigando a una ruptura institucional…más bien ha educado a sus seguidores para que hagan uso de sus derechos por las vías legalmente establecidas. Es un convencido de que el cambio empieza por cada ciudadano, y no por cambiar leyes, ni atentar contra las que están vigentes.

En manos del CNE, y de la observancia clara de la ley, está que el Congreso que tomará posesión el 20 de julio, cuente con un inquilino de la talla del profesor Antanas Mockus. Que prime el derecho, pero que Colombia sepa que nuestro órgano legislativo no puede ser el mismo con o sin Mockus.

D.R.A.

De interes