Conéctate con nosotros

Destacadas

Colombia, país de regiones.

Ya este país consagrado al Corazón de Jesús tiene suficientes razones para estar segmentado, dividido en razón de unas clases sociales, de unos clubes de fútbol, de que unas regiones saquen mejor provecho de su capital humano para empujar no solo su desarrollo, sino por momentos, den la mano a otras que muestran signos de […]

Ya este país consagrado al Corazón de Jesús tiene suficientes razones para estar segmentado, dividido en razón de unas clases sociales, de unos clubes de fútbol, de que unas regiones saquen mejor provecho de su capital humano para empujar no solo su desarrollo, sino por momentos, den la mano a otras que muestran signos de rezago.

Sí, es la Colombia heterogénea, la que no logra avanzar con más equidad social como para pensar seriamente en que para todos hay oportunidades de crecimiento personal como para que la paz no sea producto de un decreto, sino el resultado de un código de respeto a ese derecho inalienable de igualdad que la naturaleza nos reservó a todos los seres humanos.

Que si Junior, que si Deportivo Pasto, que si la Equidad, que si el Atlético Huila…ese tema del fútbol por dos veces al año logra levantar ampollas en unos, satisfacciones en otros, pero las aguas mansas retornan a la semana siguiente entre los fans de esos clubes, y solo algunas diatribas de algunos extremistas aparecen en las redes sociales.

A las puertas de la segunda y definitiva vuelta para elegir democráticamente Presidente 2018 – 2022, es bueno traer a reflexión un hecho que pareciera ya configurarse como elemento de división entre los colombianos, como si las posiciones de ideología extremas no fueran suficientes: es la división por regiones, elemento del que las casas encuestadoras echan mano para configurar un campo de trabajo. Como van las cosas, ya las derrotas y triunfos no serán de partidos u organizaciones políticas, mucho menos de ideologías y maneras de atender las funciones del Estado…Antioquia contra Bogotá, Bogotá aliándose con la costa caribe para apuntar a una mayoría, los Santanderes buscando acomodo para no quedar por fuera de la fiesta, y los departamentos menos densamente habitados, esperando el guiño de un grande como para no pasar desapercibidos. Sí, a eso estamos llegando. Pronto podremos decir, el Presidente de Colombia que lo puso tal región.

En el fondo eso no es malo, ni es bueno, es la realidad evidenciada en una “fotografía” que los encuestadores periódicamente toman, y para lo cual, no es que la gente se ponga de acuerdo. Aquí el llamado a quien quiera que el 17 de junio salga victorioso, y se posesione el 7 de agosto, es a que busque unir a esas regiones en propósitos de Estado, y no hacerle “el feo” a las regiones que no se mostraron complacientes con su figura y propuestas. Finalmente, no conozco el primer mortal que consiga el beneplácito del 100% de una base electoral para orientar un gobierno en un período determinado.

Ñapa: nacido en 1967, he padecido, y por momentos disfrutado de 12 gobiernos constitucionales…voy para el 13, y siempre se ha dicho que ser Alcalde de Bogotá, es pisar la entrada a la Presidencia de la República. Hasta ahora solo Virgilio Barco Vargas (nombrado por decreto) y Andrés Pastrana Arango fueron en su orden Alcalde y Presidente. ¿Qué podremos decir de esta ñapa el 17 de junio a las 6 p.m.?

Columna de Norman Mesa Lopera

Cel. 3147685382
skipe:norman.mesa2

De interes