Conéctate con nosotros

Paz y Derechos humanos

Comunicado a la opinión pública denunciamos la muerte de un indígena y dos heridos de la comunidad de chano por artefacto explosivo.

Las Autoridades Indígenas de la Asociación Orewa, denunciamos ante los organismos nacionales e internacionales, la muerte agonizante de un indígena de la Comunidad de Chano, Resguardo Alto Río Bojayá, del municipio de Bojayá, de nombre Máximo Baquiaza Rubiano, de 46 años de edad, quién estaba hoy en su finca realizando su trabajo de rebusque, es decir consiguiendo los alimentos para sus hijos, en horas de la tarde aproximadamente a las 2:30, los niños encontraron un objeto sin conocer su uso, inocentemente se lo pasaron a su padre, quién lo manipuló y este accidentalmente estalló, causando de manera instantánea la amputación de su pierna, el brazo izquierdo y otras heridas de gravedad que pocas horas más tarde le produjeron la muerte.

Por este artefacto explosivo, dejado por la guerrilla del ELN, además de la muerte de nuestro indígena, tenemos el reporte de dos heridos que corresponden a los nombres de Erme Baquiaza Cuñapa y Rodrigo Baquiaza Olea de 20 y 16 años de edad, respectivamente, quienes requieren ser atendidos porque se desconoce la gravedad de sus heridas.

Reiteradas veces hemos hecho llamados al Gobierno Nacional y las instituciones competentes para realizar acciones humanitarias, que garanticen la tranquilidad y el respeto por la vida y el territorio de nuestras Comunidades, pero las respuestas han sido casi nulas frente a la magnitud de los hechos, mientras tanto seguimos perdiendo vidas de inocentes, se sigue desquebrajando la armonía de los territorios, se sigue dejando mujeres viudas, huérfanos, familias y comunidades en luto, por la sangre que los actores armados y el abandono estatal hacen derramar sobre la madre tierra.

Hoy 11 hijos sufren directamente la pérdida de su padre, cuatro de ellos menores de edad, que a partir de hoy quedan huérfanos, porque la guerra le quitó a su padre, único sustento de esta familia, además de toda una comunidad indígena afectada psicológicamente por cada uno de los hechos que la guerra impone en su territorio.

Las Comunidades Indígenas no necesitan paños de agua tibia, no se requiere ayuda asistencial de solo un momento, se deben garantizar acciones reales que protejan sus vidas y garanticen el respeto al territorio.

Como Autoridades Indígenas exigimos: Atención inmediata a los heridos, entre los que se encuentra un menor de edad.

A las entidades competentes del Gobierno Nacional, departamental y local para que realice acciones urgentes de protección colectiva para los territorios indígenas del municipio de Bojayá, de manera concertada con las autoridades indígenas, para hacer frente a los grupos armados que generan un grave riesgo y amenaza a la vida y tranquilidad de las Comunidades Indígenas.

A los grupos armados, que respeten la autonomía de las Comunidades, los territorios indígenas son sagrados y no deben ser usados para su guerra.

A la Defensoría Regional del Chocó, a la Unidad Administrativa Especial de Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV) de Quibdó Chocó, para darle prioridad a las familias que se encuentran en la situación mencionada.

Solicitamos e instamos a los organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, al Alto Comisionado Para La Paz, a la Comisión Interamericana de DD.HH, a la Dirección de Derechos Humanos de la Vicepresidencia, a la Procuraduría General de la Nación, así como también a la Diócesis de Quibdó, a visibilizar las violaciones de los Derechos Humanos, que ponen en riesgo a los miembros de nuestras Comunidades indígenas y a realizar acciones conjuntas que brinden respaldo y tranquilidad a nuestras comunidades indígenas del departamento del Chocó.

CONSEJO DE AUTORIDADES INDÍGENAS ASOCIACIÓN OREWA.

Publicidad