Conéctate con nosotros

Opinión

El trabajo decente: una necesidad para reactivación económica en el departamento del Chocó.

Por: Winner Mosquera Rios, Magíster en Derecho al Trabajo, Universidad Externado Colombia, Especialista en Derecho al Trabajo y la Seguridad Social, Universidad Libre de Colombia, Especialista en Gobierno, Gestión del Desarrollo Región y Municipal, Universidad Católica de Colombia.

Diariamente observamos que los trabajadores de todos los sectores de educación, salud u otros, salen a protestar en las instalaciones de sus entidades en las calles o en los medios de comunicación reclamando el pago oportuno de su salario y la mejora de las condiciones laborales. Esto evidencia una profunda violación de los derechos humanos-laborales, desmejora de la calidad de vida de los trabajadores en el departamento del Chocó, sin que hasta el momento se encuentre respuesta inmediata por parte de las distintas entidades para reparar la situación de precariedad laboral.

El trabajo decente como valor, principio y derecho fundamental en nuestra carta política de 1991, traslada la obligación al Estado en el desarrollo de políticas efectivas en la promoción y generación de empleo, la protección de los derechos mínimos laborales, la protección social y el dialogo social con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas en la sociedad y cumplimiento del fin de las instituciones para su crecimiento económico y desarrollo.

Es muy importante destacar que el empleo en condiciones dignas y justas permite lograr metas más amplias como la inclusión social, la erradicación de la pobreza, el fortalecimiento de la democracia, el desarrollo integral y la realización personal. Desde 1999 la organización internacional del trabajo OIT promueve a nivel mundial el trabajo decente.  En el 2015, el Estado colombiano adoptó los objetivos del desarrollo sostenible (ODS), en su capítulo octavo (8) demanda el desarrollo de una política de trabajo decente y crecimiento económico. Los planes de desarrollo de orden nacional, 2014-2018 – 2018-2022, trasladan la competencia a los municipios y departamentos, es decir, en las entidades territoriales recae el compromiso y la obligación en la implementación, promoción y garantía de la política de trabajo decente.

La era de la Covid-19 deja en evidencia la crisis que presenta el mundo del trabajo en el departamento del Chocó, la violación de los derechos humanos laborales y la precarización laboral en el sector público y privado, es una realidad sin retorno. Los altos índices de desempleo vienen generando pobreza, hambre, exclusión, desigualdades, inseguridad y una serie de conflictos sociales de todo orden que atentan contra la vida, dignidad humana, el minino vital, y la seguridad social de los trabajadores. El no pago oportuno de la retribución salarial de los trabajadores del sector público, en especial los del sector de la salud, a quienes les adeudan meses, por lo que a diario salen a las calles a reclamar sus derechos a través de manifestaciones públicas, esto no solo profundiza la crisis económica, sino la garantía del derecho a la salud de los chocoanos.

Son pocas entidades de orden territorial que pagan oportunamente los salarios y prestaciones de sus trabajadores. El pago oportuno del salario es de mucha importancia en el desarrollo de la relación laboral, debido a que impactan en la calidad de vida del trabajador y el desarrollo de la región. 

El salario está directamente relacionado con la satisfacción de los derechos humanos de las personas a la subsistencia, con ello se salvaguardan las garantías del derecho a la vida, a la salud, al trabajo, y a la seguridad social; lo cual conlleva a la satisfacción del ser humano y permite el ejercicio y realización de los valores y propósitos de vida. El no pago oportuno del salario en las fechas estipuladas en la relación laboral, compromete el logro de las aspiraciones legítimas del grupo familiar, de la sociedad que depende económicamente de la circulación de dicho capital.

Los organismos de Control del orden estatal y territorial deben hacer seguimiento a la implementación de la política de trabajo decente y monitorear las garantías de los derechos mínimos laborales a la remuneración oportuna y la seguridad social, ya que el goce efectivo del salario decente para los trabajadores, aporta bienestar a sus familias y la sociedad para su crecimiento económico y social.

El pago del salario o retribución salarial en estos momentos de pandemia generada por el COVID-19 adquiere relevancia para quienes gozan hoy de un empleo en el departamento del Chocó. En términos generales, el pago oportuno moviliza o afecta a otros sectores de la economía en tiempos de reactivación económica, por lo tanto, urge y es necesario una política del trabajo decente. 

De interes