Conéctate con nosotros

Destacadas

La hora del pueblo: ahora o nunca.

Medio indisciplinadito y bastante llevado de mi parecer como lo he sido en política, además atendiendo la costumbre -ya casi norma- de que quien funja como columnista exteriorice su ideología, o decisión al acudir a las urnas, anuncio que votaré la consulta anticorrupción del 26 de agosto, y al hacerlo, le daré el Sí a […]

Medio indisciplinadito y bastante llevado de mi parecer como lo he sido en política, además atendiendo la costumbre -ya casi norma- de que quien funja como columnista exteriorice su ideología, o decisión al acudir a las urnas, anuncio que votaré la consulta anticorrupción del 26 de agosto, y al hacerlo, le daré el Sí a los 7 puntos allí propuestos.

Se me olvidó que sus promotores están allá, y yo aquí, y que, en las jornadas democráticas del 2 de octubre de 2016, y las tres ya sentenciadas de este 2018 no coincidimos para nada, es más, olvidé también algunos insultos sugeridos desde el Partido Verde y fielmente mejorados por algunos adelantados seguidores en provincia, pues desde siempre me entusiasmé cuando Angélica Lozano y Claudia López propusieron untar de pueblo la lucha contra la corrupción.

No puede ser que todavía la gente se siente a esperar la instrucción de sus jefes políticos para   arriesgarse por vías democráticas, institucionales y legales a darle una estocada a aquellos que ya privilegiados por la sociedad y dotados de poder y acceso a los recursos públicos, se aprovechen para hacerse a ellos en beneficio propio con cuenta de cobro a la inmensa mayoría de colombianos que le cumplimos fiscalmente al país.

Hoy mi crítica la dirijo a aquellos que esperan el güiño de sus líderes políticos para mostrarse firmes y fieles, y esperar migajas, y se olvidan de la indignación que circunstancialmente nos producen noticias de robos archimillonarios, y que, si es que de pronto hay sanciones, cuando más se pagan en las casas de sus protagonistas.

De la información y desinformación que a este respecto se ha presentado, quiero destacar tres puntos:

1) Ya el costo de la consulta es un hecho, y el dinero como tal fue desembolsado, así que por muchos pucheros que hagan quienes invitan a no votar, eso no tiene marcha atrás…esa platica no tiene palanca de retorno.

2) Para nada, absolutamente para nada, los resultados de esa consulta podrán torpedear la iniciativa anunciada por el gobierno de Iván Duque, iniciativa que va en la misma dirección. Es más, lo que pase el 26 de agosto, puede ser un termómetro para medir qué tanto se traduce en acciones de la sociedad, la indignación manifiesta cada que un hecho de corrupción copa los titulares de la prensa. Es esta la oportunidad para el pueblo…la iniciativa del gobierno únicamente pasará por el Congreso y el filtro legal de las altas cortes.

3) Olvídense de que votando el 26 de agosto se estará legitimando una candidatura a la Alcaldía de Bogotá. No nos crean tan “marranos”…una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Ni a un bobo con ese cuentico.

Bien o mal lograda la paz con las Farc en el gobierno anterior, hay consenso en que lo que le sigue al país es la lucha contra la corrupción, así sea solo para llevarla a niveles más aceptables como lo sugirió hace muchos años el entonces Presidente Turbay Ayala (1978 – 1982), y en eso el pueblo no puede ser indiferente.

Desde Guanteros eso propongo…eso quiero hacer el 26/08/2018.

Columna de Norman Mesa Lopera

Cel. 3147685382
skipe:norman.mesa2

De interes