Conéctate con nosotros

Colombia

Las Primeras Damas más importantes de Colombia.

Por Marcela Buriticá.

La gestión social de las Primeras Damas. Algunos han pensado que las Primeras Damas son mujeres que tienen como única función acompañar a sus esposos, actualmente, esa percepción ha sido modificada por “Gestoras sociales”, afortunadamente.

Aunque esta figura política no ha escapado de polémicas, justificadas o no, lo cierto es que el tema de la primera dama sigue siendo obligado cuando se trata de hablar de un servidor público elegido por elección popular. Es la compañera del poderoso y eso implica el despliegue mediático, en menor o mayor medida, sobre su persona y sus acciones.

La primera dama de Colombia, María Juliana Ruíz, se ha vuelto célebre por sus posturas y declaraciones, más en favor del statu quo que en favor de las clases menos favorecidas. Por ejemplo, aseguró que le asustaba más la agresión ciudadana que la policial. Disonantes con la realidad suenan sus palabras, si tenemos en cuenta que hasta el momento el número de civiles asesinados en en el marco de las protestas supera el medio centenar.  Estos homicidios al parecer han sido perpetrados por la fuerza pública y por grupos de sicarios que se presumen son paramilitares. De ese tenor es el desfase de la primera dama frente a la situación del país.

Sin embargo, existen primeras damas —o gestoras sociales, como ahora se les denomina— a nivel municipal o departamental que son muestras claras de no ser simples acompañantes del mandatario de turno, sino que fungen como verdaderas lideresas y están compenetradas a plenitud con el diario acontecer del país y con las demandas de su población. Impulsan proyectos sociales de todos los niveles y características, acompañan vehementemente las luchas por la equidad de género y los derechos de la mujer, diseñan campañas en pro del cuidado ambiental, realizan seguimiento a los programas implementados desde los gobiernos regionales, y un sin fin de labores ad honorem, pues, como es sabido, sus actividades no tienen retribución económica.

Dentro de este importante grupo se destacan las siguientes primeras damas regionales o gestoras sociales:

Gissel Maritza Moncayo: es ingeniera industrial de la Universidad Cooperativa de Colombia, Especialista en alta gerencia de la Universidad de Nariño y en Formulación de Proyectos de la Universidad CESMAG; Máster Cumlaude en Energías Renovables y eficiencia energética de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Es esposa del gobernador de Nariño, Jhon Rojas Cabrera.

Dentro de su experiencia laboral, Gissel Moncayo fue directora de Planeación en la Cámara de Comercio de Pasto, Jefe de presupuesto municipal en la Alcaldía de Buesaco, Nariño y directora del Banco Agrario de Colombia en Tablón de Gómez y Buesaco. Esta gestora social ha promovido alianzas importantes con el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) para garantizar continuidad en el proceso educativo en tiempos de pandemia. Eso ha permitido, por ejemplo, la entrega en el municipio de Tangua de la primera de las 10 Zonas Digitales Rurales Gratuitas que entrarán a operar en el territorio. Además, gestionó centros digitales con 772 puntos de conexión para el campo nariñense y la atención integral a migrantes, así como la dotación de kits escolares a escuelas rurales que beneficiaron a miles de niños y niñas de este departamento del sur del país.

Diana Marcela Osorio: Es profesional en finanzas y relaciones internacionales. En Inglaterra realizó una maestría en posconflicto y derechos humanos. Hija de madre soltera, de ella heredó el gusto por los textiles y las confecciones. No quiere ser reconocida como la primera dama, sino como una gestora social. Desde allí quiere ejercer posición de liderazgo y tejer proyectos para las mujeres, los niños y el medio ambiente.

Entre las iniciativas que Diana Marcela Osorio quiere impulsar están la medición de la huella de carbono de la administración municipal de Medellín, la reducción del uso del plástico en la ciudad, las garantías alimentarias para los niños, el derecho al agua, redignificar la labor de los docentes y prevenir el embarazo en adolescentes. Acompañó además la creación, formulación y puesta en marcha de La secretaría de la No Violencia. Creó las gerencias de etnias y Lgbti; duplicó el presupuesto del programa de infancia Buen Comienzo en el Plan de Desarrollo; ideó la mayoría de las campañas de la Administración, como “Compra hecho en Medellín”, para promover emprendimientos locales, y “Todo va a estar bien”, la consigna de la reactivación económica. Su liderazgo natural y carisma la perfilan como una líder política a futuro, aunque ella aún no ha manifestado interés en un cargo de elección popular.

Gisela Palacios Mosquera: primera dama del Chocó, lugar donde se vive uno de los momentos más difíciles en materia de orden público y asistencial, a causa de la presencia de grupos armados ilegales, narcotráfico, abandono estatal y la extrema pobreza que por décadas los han marcado como una de las regiones más pobres de Colombia.

Ella, una joven abogada con varias especializaciones a su haber, entendió que el proceso de reconstrucción del tejido social no solo consiste en llevar a los más vulnerables ayudas humanitarias que una vez entregadas terminaba el ciclo de asistencia a los más necesitados.

Antes del inicio de las pasadas elecciones Gisela Palacios se comprometió con las comunidades a hacer un trabajo serio y de frente a las comunidades; les aseguro que ella no estaba de adorno y que, de llegar al gobierno, el departamento sentiría una mano amiga desde su despacho.

La Oficina de la Gestora Social entregó más de tres toneladas de juguetes para niños pobres del departamento. También estuvo con la comunidad de agua blanca que salió desplazada hace algún tiempo hacia Tribugá, por el asesinato de un líder del lugar. Ahí entregó ayudas y en conjunto con la Armada Nacional logró mitigar en parte las necesidades de los chocoanos, más de 250 personas atendidas de las cuales 88 eran menores de edad. De igual forma, Gisela Palacios gestiona la atención para las personas que han resultado afectadas por la violencia en Novita y otros puntos. Es considerada por las comunidades como el Ángel Guardián de los más necesitados en esa parte del país.

Angie Natalia Tavera: Es administradora de negocios Internacionales de la Universidad del Rosario, especialista en Finanzas y Negocios Internacionales de la Universidad de la Sabana, y magister en Administración de la Universidad de los Andes. Esposa de Nicolás García Bustos, gobernador de Cundinamarca.

Posee amplia experiencia laboral en el sector privado en las áreas de logística internacional, comercio internacional y mercadeo y en el sector público en la rama de Cooperación Internacional. Su gestión con la niñez fue clave para que el municipio de Madrid sea reconocido como uno de los 5 Municipios ganadores a nivel nacional del 17° Premio por la Nutrición Infantil. También influyó para que el gabinete administrativo departamental sea conformado en su mayoría por mujeres (70%).

Cortesía – antioquiacritica.com

De interes