Conéctate con nosotros

Periodismo ciudadano

Mujeres tejedoras de sueños donan implementos médicos para proteger la salud en Quibdó.

Las mujeres tejedoras de sueños en Quibdó confeccionan alrededor de 40 a 50 tapabocas al día para donar a quienes más lo necesitan.

Esta donación no solo aporta a quienes reciben los tapabocas, sino también a estas mujeres, quienes encontraron un sustento durante la cuarentena. 

En Quibdó, ocho mujeres comprometidas con la sociedad están creando a través de su trabajo implementos de protección como: tapabocas, gorros y polainas que son donados al cuerpo médico de la capital del Chocó. A la fecha, han confeccionado 4.900 implementos de protección y han entregado en donación más de más de 700 tapabocas en donación.

Este trabajo se ha realizado en el marco del Programa de Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA, quienes han acompañado el proceso de las mujeres y han aportado con insumos para la creación de estos implementos de salud. Estas donaciones se realizaron en el Hospital San Francisco de Asís donde se entregaron 100 tapabocas y 50 kits de bioseguridad (batas manga larga, polainas y gorras); el Hospital Ismael Roldán Valencia 500 tapabocas y 50 kits de bioseguridad (batas manga larga, polainas y gorras); a la Secretaría de Gobierno Departamental; y al ancianato de Quibdó 200 tapabocas.

Este trabajo ha sido posible gracias a la dedicación de estas mujeres que se pusieron la meta de crear 80 implementos al día por grupos y así continuar aportando a su ciudad para mitigar el riesgo de contagios.

El objetivo principal de esta actividad es proveer insumos médicos como gorros y tapabocas, principalmente a los hospitales públicos y privados que están sufriendo del desabastecimiento en el departamento para así evitar que aumente la propagación del virus.

‘’Es una felicidad poder aportar un granito de arena durante la crisis a quienes más los necesitan. Diariamente hacemos entre 40 o 50 tapabocas para donar, ya que somos un grupo comprometido con esta labor que busca proteger del contagio a los quibdoseños’’, aseguró Yaneth Córdoba participante de las mujeres tejedoras de sueños.

Además del cuerpo médico, las mujeres también se han propuesto donar a casas de adultos mayores y a zonas vulnerables de la cuidad, con el fin de ayudar en la protección sanitaria a quienes viven al día y buscan continuar manteniendo a sus hogares, además de estar a salvo del virus.

Para las tejedoras, continuar con su labor también ha sido una posibilidad de tener ingresos para seguir sosteniendo sus hogares, lo cual ha permitido que además de sumar a la sociedad con las donaciones, puedan mantenerse durante la crisis. Así ocurre en el caso de Margarita Romaña del barrio el Reposo, quien hace parte de las mujeres tejedoras de sueños y agradece la oportunidad de ayudar a quienes lo necesitan, además de recibir apoyo durante la cuarentena.

‘’Más allá del emprendimiento, las oportunidades de negocios e ingresos que se generan para las participantes, es importante resaltar que en el contexto actual de incertidumbre y desesperanza en el que nos encontramos ha permitido visibilizar que, aun cuando se presentan tiempos de crisis, existen oportunidades para el emprendimiento y los negocios. Lo anterior les ha permitido fortalecer su confianza, demostrar su capacidad de resiliencia y mantener el entusiasmo de un proceso en el que son protagonistas”, dijo Burny Lucas Perea Gil, coordinadora del Proyecto Tejedores de Sueños.