Conéctate con nosotros

Destacadas

Sentencia restituye territorio al pueblo indígena Emberá Katío de Cuti, en Unguía – Chocó.

Indígenas Emberá Katío del territorio Cuti, en Unguía – Chocó, recibieron la sentencia de restitución de 244 hectáreas. En este caso emblemático se resalta el carácter y la resistencia de las mujeres del resguardo Cuti, a quienes se les hará reconocimiento en acto público. La justicia colombiana acaba de emitir una sentencia que restituye 244 […]

Indígenas Emberá Katío del territorio Cuti, en Unguía – Chocó, recibieron la sentencia de restitución de 244 hectáreas. En este caso emblemático se resalta el carácter y la resistencia de las mujeres del resguardo Cuti, a quienes se les hará reconocimiento en acto público.

La justicia colombiana acaba de emitir una sentencia que restituye 244 hectáreas al pueblo indígena Emberá Katío de Cuti, en Unguía, departamento de Chocó. El fallo ordena la reparación con enfoque diferencial, en términos de reparación simbólica, ya que se resaltan las formas de lucha y resistencia que tuvieron las mujeres de la comunidad Emberá Katío de Cuti, en cabeza de su lideresa María Guasarupa Domicó. Estas mujeres quedaron solas debido a una enfermedad a la que ellas llaman “la tristeza”, que se presentó porque los hombres salieron del territorio y ellas se quedaron haciendo resistencia, en medio del conflicto armado.

Entre 1997 y 2006, la presencia de la guerrilla de las Farc, los paramilitares y la Fuerza Pública, todos en disputa mediante las armas por el control territorial, infundió terror entre los Emberá de Cuti ante las acciones de violencia directa ocurridas en el resguardo, así como en el corregimiento de Gilgal, las cuales incluyeron enfrentamientos armados, lanzamiento de granadas, desplazamiento y persecuciones.

A comienzos de 1997, Moisés, el entonces gobernador del resguardo Cuti, fue retenido y amenazado de muerte por miembros de las autodefensas. Como respuesta, las mujeres se opusieron firmemente y se enfrentaron de manera no violenta a los armados, exigiendo el respeto a la vida de su dirigente. No obstante, a que en esa ocasión se logró su liberación, el gobernador abandonó forzadamente el territorio.

La sentencia favorece a 27 familias. El juez ordenó “hacer reconocimiento público al carácter y resistencia que tuvieron las mujeres de Cuti, en cabeza de María Guasarupa, ante la adversidad del conflicto armado sufrido en defensa del pueblo y territorio”. Según el director territorial de la Unidad de Restitución de Tierras (URT) en Apartadó, Elkin Rocha Noriega: “Esta es una sentencia histórica en la medida en que reivindica los derechos de una población indígena, y en especial de mujeres indígenas que resistieron el conflicto entre paramilitares, guerrilla y Fuerza Pública durante más de 20 años. Adicionalmente, es la tercera sentencia en esta región del Chocó, la cual es una de las zonas del país más afectada por el conflicto armado”.

Apartadó, 9 de julio de 2018 (@URestitucion).

De interes